APROPOL denunció otro escándalo en la Policía departamental

ARRUFÓ: Sancionan a suboficial por negarse firmar sumario ajeno y convalidar irregularidades

Esto ocurrió en diciembre último en la Comisaría 7º de la Unidad Regional XIII – San Cristóbal y devino de una actuación por violación a las medidas sanitarias. A raíz del hecho le “fabricaron” una sanción y luego de su presentación ante el MPA le aplicaron como represalia un “pase a disponibilidad”. (imágen: Scharfspitz, Barretto, Zumoffen y Chimenti)

Esto ocurrió durante la gestión de Alfio Zumoffen a cargo de la unidad y resultó daminificado el denunciante del delito el suboficial Gerardo Piedrabuena que resulto sancionado y pasado a disponibilidad por negarse a firmar e involucrarse en un delito que denunció ante los fiscales.

La maniobra para llegar a esto es señalada por Piedrabuena como urdida por un matrimonio, el entonces jefe de la comisaria (su jefe directo) Guillermo Scharfspitz y su esposa la jefe de la División Judiciales de la unidad la comisario supervisor Natalia Barretto. Como dato de color la hija de ambos estaba entre los presentes en la fiesta clandestina y el propio padre borro el apellido y solo dejo el nombre de pila en el acta.

Toda esta maniobras llega a la propia Jefatura de Policía en la cual Chimenti firma y avala el pase a disponibilidad y deja a Piedrabuena en una situación incomoda debido a los descuentos sobre su salario entre otras cosas. Ademas debió acudir y contratar a un letrado particular el Dr Joaquín Strada para que lo defienda.

El nudo de la cuestión esta muy explicado en la documentación que publicamos y es que acuden ante la denuncia del ex presidente comunal Oscar Ribotta a un predio municipal donde se desarrollaba una fiesta clandestina e infringiendo las disposiciones sanitarias. Esto ocurrió sobre mediados de diciembre del 2020. Allí los tres policías llegan, hay una dispersión de los concurrentes y hacen las comunicaciones de estilo.

Días después Scharfspitz arma un “legajo” con irregularidades y a destiempo que pretende que firme Piedrabuena que se niega por ese motivo. Allí entra en escena la Jefe de Judiciales (Barretto, la esposa de Scharfspitz) que presiona para que firme y al negarse urden todo este entramado del que ahora el matrimonio, Zumoffen y Chimenti deberán dar cuentas.

Es evidente el cúmulo de elementos probatorios que Piedrabuena con mucha cautela y profesionalismo recolecta para su defensa y recomiendo modestamente al resto de la fuerza hacer esto ante hechos similares y denunciarlos para de una vez por todas terminar con estas practicas.

Esta de suyo que ofrecemos a los mencionados el derecho a replica. Los esperamos.

fuente: ceresdiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *